CARTAGENA VUELVE A VIVIR LA FIESTA DE LOS SONIDOS
agosto 22, 2019
TRANSMETROPOLITAN O LA PALABRA QUE ESCUPE
octubre 19, 2019

Patetismo

Por Raymundo Gomezcásseres*

Hace pocas horas recibí como ‘reenviado’ el mensaje que un escritor muy conocido dirigía a unas doscientas personas pidiéndoles el “favor especial” de escribir a un sitio web votando a favor de una novela suya como “la mejor” de las traducidas por cierta editorial alemana, de modo que pudiera completar el número de votos necesarios para “ganar” como tal en la colección que la  incluye. De esa manera obtendría ciertos beneficios editoriales que le garantizarían un posicionamiento privilegiado en el mercado editorial europeo. Pregunta: ¿cuántas de las personas que recibieron (o replicaron) el mensaje, han leído la susodicha novela como para votar a favor suyo en un mercado literario tan exigente como el alemán? Se necesita carecer por completo del sentido del ridículo, o encontrarse en un grado muy alto de la megalomanía delirante para cometer semejante disparate, sobre todo considerando que nuestro personaje tiene indudables méritos como persona seria, escritor, e intelectual. Tanto así que algunas de sus obras han sido publicadas por importantes editoriales nacionales y extranjeras. Sin embargo, y siendo ecuánime, también existe la posibilidad de que esa conducta sea correcta y muy ajustada a las exigencias de cierto marketing editorial tan de moda ahora, y por lo tanto mi opinión sea irrespetuosa, y provocada por mi desconocimiento de las dinámicas que privan en ese ámbito, o por mi falta de relaciones (sociales y comerciales) en tan distinguido e ilustre medio. Sin embargo no deja de inquietarme el hecho de que en Europa las cosas se estén haciendo de esa manera. Que ocurra en Colombia, pase; acá ya estamos acostumbrados a eso y a cosas peores… ¿Pero allá? Por eso me viene a la sesera otra pregunta: ¿no equivale el asunto a lo que sucede en ciertos reality shows, por ejemplo, Desafío de súper humanos, o Yo me llamo, en los cuales la final se decide por los votos de los televidentes? La gran diferencia está en que en dichos casos los votantes se tomaron la molestia de seguir todos los episodios del espectáculo. Pero, ¿votar por un libro que no se la leído, o lo que sería peor, del cual a lo mejor ni siquiera se tiene noticia? La situación también me recuerda ciertos certámenes de belleza. Sin embargo, falta lo más grave por decir; es esto: nuestro autor reconoce que su novela se encuentra en el puesto diecisiete (¡?); hay que abonarle ese tic de honestidad. Su demanda de votos es para ubicarse entre los diez primeros. Hay que estar muy desesperado por figurar para hacer algo así. ¿En arte se llega a estar entre los mejores, o a ser el mejor por votación popular? ¿Cómo sabría un eventual ‘sufragante’ que no ha leído el tal libro, que no está desconociendo los méritos de cualquiera de los que están mejor posicionados? No quiero pensar, (aunque si lo digo es así), repitiendo una palabra acuñada por el flamante ex-presidente del Congreso de la República, el graduado en primaria y validante de bachillerato Luis Ernesto Macías, que la “jugadita” del escritor no es más que un ‘pataleo de ahogado’ para sobrevivir en un medio que Voltaire describió hace varios siglos con estas hermosas y urticantes palabras: ‘donde florecen las artes, devoran a los hombres más envidia, cuidados e inquietudes que azotes soporta una ciudad asediada’. Valiéndome de una tal vez inusual prolepsis ante cualesquier posibles reclamos defensores, termino mi escrito diciendo que las palabras de Voltaire también aplican para mí.

(Cartagena, 17 de agosto de 2019)

*Profesor catedrático del Programa de Lingüística y Literatura de la Universidad de Cartagena desde hace veinte años. Autor de la trilogía novelística titulada Todos los demonios, conformada por Días así (dos ediciones), Metástasis (dos ediciones), y Proyecto burbuja, inédita.

 

 

 

 

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *