REPUGNALIA: ESBOZOS APOCALÍPTICOS DE LO COTIDIANO-INCONEXO
noviembre 6, 2015
La danza de las quimeras
noviembre 13, 2015

Azul de mar a quinientas millas.

Era un frío viernes.

Uno de esos días en los que el clima te hace sentir que el tiempo pasa en frente de una nevera abierta, mientras el sudor se va volviendo ausente y calor cada vez más placentero.

Ese día, ese viernes a las 11.19 de la mañana, ella lo esperaba. Vestía un traje de color azul como el mar a quinientas millas desde la orilla y su cabello a gusto con el clima, lucía perfecto y desordenado al mismo tiempo. Sentada en un banco del parque pensó: – hoy no era el día para usar este vestido.- mientras sus piernas se erizaban al compás de una ventisca que decidió pasearse por sus muslos en aquel instante.

the weight of a feather11.23. Él no llegaba.

-Es inútil- pensó. Al final la puntualidad es uno de esos accidentes que suelen llamarse virtudes y que no se nos dan a todos. Sí, de esas cosas que vienen como el premio en el fondo del empaque de yogur y que solo apreciamos en momentos de espera.

Él no era puntual, ya estaba visto, pero al menos surcaba siempre el umbral en un margen prudente de impuntualidad. Este viernes sí que marcaba su récord.

11.32. – No tiene caso- pensó ella, mientras el cabello acosaba la pupila de su ojo izquierdo. El tiempo seguía haciendo malabares y dando piruetas frente a ella, arrastrando cada segundo con pesadez y él no aparecía. A las 11.34 cayó en su hombro derecho una gota. Agua.

11.35. Otra gota en su mano, esta vez más helada que la anterior, en un instante tuvo la impresión de que todas las nubes del cielo se acercaban formando un radio de agua condensada a punto de precipitarse. Tal fue la contundencia de aquella señal, que al segundo, la chica del traje azul había comprendido lo inútil que era continuar en la espera.

Bajo el inminente aguacero, el traje azul de mar a quinientas millas corría con un tono de tristeza, envuelto en la neblina de una decepción.

11.45. Ella se marchó y para el no hubo historia.

Rolda Da Silva.
29.10.15.

we are infinite

Ilustraciones tomadas de las obras fotográficas de Brooke Shaden tituladas:  The protection of important things (Portada); The weight of a feather ( Media página); We are infinite (Final de página)

Comments

comments